Hablemos de TDAH

Hablemos de TDAH

¿QUÉ ES?

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico de carácter crónico que se caracteriza por la dificultad de mantener la atención voluntaria y por la falta de control de impulsos.

miriam-navais-psicologa-clinica-programas-padres-nios-TDAH

¿CÓMO ES?

El trastorno se divide en tres subtipos:

  • INATENTO: Su dificultad de concentración les hace distraerse fácilmente, llevándoles a dedicar más tiempo de lo normal a  las tareas escolares.
  • HIPERACTIVO – IMPULSIVO: Su agitación hace que interrumpan constantemente. Además, la impulsividad hace que terminen las tareas muy  rápido y con muchos errores.
  • COMBINADO: cumple criterios de los dos anteriores (Inatento e hiperactivo – impulsivo).

A todas estas características hay que sumar el alto grado de frustración por no poder realizar  las tareas con la misma rapidez que sus compañeros, las continuas quejas de los profesores y el rechazo de sus compañeros, que en ocasiones les lleva a reaccionar con rabietas, mostrándose como personas con poca capacidad de autocontrol.

¿CÓMO DETECTARLO?

Para obtener un buen diagnóstico, han de llevarse a cabo una serie de pruebas médicas y clínicas por parte de profesionales especializados en salud infantil como pediatras neurólogos, psiquiatras o psicólogos especializados en salud mental infantil.

Toda evaluación debe incluir entrevistas con los padres, entrevistas con el niño, pruebas específicas e información por parte del centro escolar en las que recabar información acerca de aspectos cognitivos, conductuales, educativos, afectivos, familiares y sociales.

Y ahora… ¿Qué?

Tras haber recibido el diagnóstico de TDAH, cabe  la posibilidad de acudir a equipos profesionales o especialistas en la materia para trabajar con los niños en diferentes aspectos.

 

Un buen tratamiento para el TDAH incluirá:

  • Tratamiento farmacológico, ya que reduce los síntomas más perjudiciales del TDAH. No obstante, la mediación, por sí sola, carece de eficacia y habrá casos en los que, dependiendo de las caracterísicas del niño, no sea necesario medicar.
  • Intervención psicológica (clínica y educativa), que entrene aspectos como la atención, concentración, memoria, el autocontrol, los problemas emocionales, etc.
  • Intervención familiarpara abordar los posibles focos problemáticos de la  dinámica familiar y ofrecer a los padres estrategias  para responder a la problemática de sus hijos.

Psinergia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.